El origen del bocadillo de calamares ¿Madrileño o no?

by Calle30

Uno de los platos más característicos de la gastronomía de Madrid, es el bocadillo de calamares. Sin embargo, esto sorprende a muchos y a extraños debido a que Madrid no tiene puerto. Para saciar tu ansia de curiosidad, vamos a explicarte su origen en este artículo.

La tradición del bocata de calamares en Madrid cuenta con años de historia, concretamente se remonta a tiempos de la reforma católica. Durante la cuaresma, los católicos estaban privados de comer carne (tradición que sigue hoy en día) y en esos días, la carne era sustituida por el pescado.

Traer el pescado a las zonas del interior de España era bastante complicado, ya que el transporte no era como el de hoy en día y el producto llegaba en mal estado. Por esta razón, en el año 1739 se pidieron permisos especiales para poder traer tanto el marisco y el pescado desde el norte de España.

El bocata de calamares, una tradición con solera

Gracias a este permiso, el pescado llegaba mucho más rápido a la capital de España y, además, en mejores condiciones.

Ahora que el pescado llegaba con una mayor facilidad, con el tiempo se fue popularizando su rebozado, convirtiéndose en un alimento muy popular debido al bajo coste del mismo.

De esta forma, era un producto mucho más accesible para los jóvenes que buscaban llevarse un bocado a la boca por poco dinero y se convirtió en un producto bastante popular.

Con el paso del tiempo, el bocadillo de calamares se mantuvo en auge y muchos bares de la época lo empezaron a adoptar como parte de la gastronomía local, una gastronomía que ha trascendido hasta nuestros tiempos, convirtiendo al bocadillo de calamares en uno de los productos más populares que puedes encontrar en Madrid.

Related Posts

Leave a Comment